domingo, 19 de julio de 2009

BALANCEÁNDOME SOBRE MI CENTRO DE GRAVEDAD EVITANDO EL DESPLAZAMIENTO


Al final del sueño no me ha quedado claro si me siento culpable o no. A pesar que desde aquel teléfono en desuso, que esa tarde, por alguna razón decidí meter en el bolso y que por alguna otra razón ese teléfono funcionaba solamente para llamar a quién merecía una explicación, no fué lo que mas me fascinó de todo aquel escenario montado por mi subconsciente y me diluí en la trama sin darle mayor importancia, tenía que preocuparme por la chica con la pierna llena de cristales-que me hablaba raro, a veces, y parecía de fuera, a veces, aunque era de aquí y vivía aquí, en la misma ciudad- o los que parecían los amigos de un amigo y que yo no los lograba identificar como tales, cosa que me generaba cierta intranquilidad porque no sabía de que hablar con ellos. Yo miraba de vez en cuando el télefono. Al final había dos personas que hicieron las paces, me dejó de importar una de ellas y me desperté. Seguiré balanceándome sobre mi centro de gravedad evitando el desplazamiento pensando si saco el móvil del bolso o no?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada